REPÚBLICAS BÁLTICAS, DÍA 7: TALLIN – P.N. DE LAREMAA

Despertar en una ciudad como Tallín, parece que no, pero infunde confianza. Es como dormir en ese lugar al que uno tiene ganas de ir y al final lo consigue. Es la canción de… “Prueba Superada”.

Vamos a devolver la llave en recepción y…. ups!, no hay nadie, no abren hasta las 11 y tenemos que nos devuelvan la fianza –15 €-. Al final decidimos marcharnos y a la vuelta pasar de nuevo por aquí a recuperarla.

Ponemos rumbo al Parque Nacional de Lahemaa. En la guía Lonely Planet del año 2012 indica que hay 45 kilómetros, pero debieron hacerlo por otro camino, en barco o se les hizo muy corto. El trayecto ronda los 80 kms.

Directamente vamos al centro de Recepción de visitantes del Parque, en Palmse. No se diferencia mucho de los que podamos encontrar en España. Para nosotros, lo lógico era llegar hasta aquí y establecerlo como punto de inicio, ya que con la información completa que ofrecen del parque te puedes organizar la visita como desees. La persona que nos atiende es muy atenta y después de mostrarnos parte de la gran cantidad de actividades que se pueden hacer, la mayoría paseos. Nos invita a ver un video en inglés con las explicaciones de cómo se creó, que tiene, por qué destaca, etc. éste espacio natural tan destacado en Estonia.

Pagamos los 10 céntimos de testimonio que piden por el plano del Parque y salimos de la oficina. Justo a su lado se encuentra una gran casa solariega, la casa Palmse; de hecho las oficinas de recepción ocupan las antiguas caballerizas o establos que pertenecían a la mansión. Nos acercamos a una taquilla y preguntamos si es visitable, tras una respuesta afirmativa pagamos la entrada -6 €- y comenzamos por aquí la jornada de visitas.

CASA PALMSE. ESTONIA

CASA PALMSE, ESTONIA

CASA PALMSE. ESTONIA.

CASA PALMSE, ESTONIA

En el parque hay varias casas solariegas que son visitables turísticamente. En la que nos encontramos fue construida en 1720 y reconstruida en 1780. Tras muchas vicisitudes termina como museo y los edificios dependientes y  próximos a ella repartidos en multitud de servicios como oficinas del parque, hotel, pensión, restaurante, etc. Es la más grande de todas las que hay en el parque y supuestamente la “joya de la corona”, así que es fácil animarse a visitarla.

INTERIOR CASA PALMSE. ESTONIA.

INTERIOR CASA PALMSE, ESTONIA

COCINAS DE CASA PALMES. ESTONIA

COCINAS DE CASA PALMES, ESTONIA

En la visita puede verse la casa restaurada, con la sensación de encontrarte en un día cualquiera de los que estuvo habitada. Se exhibe mobiliario y prendas de época. Las habitaciones te trasladan al momento que los Von der Pahlens estaban trabajando y viviendo en la casa. Nos ha gustado y merece la pena la visita. De primeras, las personas que te reciben lo hacen caracterizadas con vestidos de época. A nosotros nos ha abierto la puerta y entregado el plano de la casa una doncella.

JARDINES CASA PALMSE. ESTONIA.

JARDINES CASA PALMSE, ESTONIA

CASA PALMSE. ESTONIA.

CASA PALMSE, ESTONIA

Tras la visita al conjunto nos volvemos a subir al coche para empezar el recorrido por el Parque Nacional de Lahemaa. Creemos que hay dos opciones cuando te programas esta visita con un solo día. Recorres el parque o alguna de las rutas que ofrece, en un solo día es muy complicado hacerlo todo, salvo que te quedes a dormir aquí. Nuestra decisión ha sido la de recorrer el parque. Empezamos por la carretera interior que nos da acceso a Sagadi, Altja y después Vergi. En esta última nos detenemos para acercarnos a la zona del puerto, -aunque tuvo años muchísimo mejores-, y visitar el pequeño faro que hay en este extremo. Le sucede lo mismo que al puerto.

BAÑO EN EL BÁLTICO. ESTONIA.

BAÑO EN EL BÁLTICO, ESTONIA

FARO DE VERGI. ESTONIA.

FARO DE VERGI, ESTONIA

MUELLE DE VERGI. ESTONIA.

MUELLE DE VERGI, ESTONIA

Desde aquí hacemos un rodeo por Lahe hasta Vosu, donde paramos de nuevo para ver la playa y caminar unos minutos por ella. Para nosotros, los pueblos no tienen mucho atractivo, o no se lo hemos encontrado. Después vuelta al coche para dirigirnos hacia la península de Parispea, llegando a la localidad de Loksa y desde aquí realizamos una ruta circular por la península. Decir que la zona boscosa que vamos recorriendo y que nos va acompañando es realmente llamativa. El camino entre las diferentes localidades se hace muy breve. Con esta ruta llega la hora de comer.

MICOLOGÍA EN EL PARQUE NACIONAL DE LAREMAA. ESTONIA.

MICOLOGÍA EN EL PARQUE NACIONAL DE LAREMAA, ESTONIA

P.N. Laremaa

P.N. LAREMAA

Volvemos a recoger la fianza a Tallín y después de haber cumplido con la tarea pendiente nos dirigimos hacia Virtsu, donde se coge el ferry para acceder a la isla Muhu. El trayecto son unos 100 kilómetros. Lo cierto es que la carretera te lleva directamente al puerto. Suponemos que habrá un pueblo, pero no lo hemos visto. Eso sí, el embarcar no tiene pérdida porque está muy bien señalizado.

Llegamos a Virtsu a las 17:15 y el siguiente ferry salía a las 17:35, así que sin haberlo propuesto nos ha salido bien el paso. Hay gran frecuencia de barcos pasando a la isla de Muhu. El tarifa de un coche y dos personas es de 12,60 €. El trayecto son unos 40 minutos y si no sopla la gran cantidad de aire que lo hacía hoy, tiene que ser una gozada disfrutar del viaje en cubierta. Todo está calculado, pero uno no deja de sorprenderse que puedan subirse a un barco 40 coches, tres autobuses dos camiones, los diferentes pasajeros y esto no se hunda.

FERRY. ESTONIA.

FERRY. ESTONIA

CRUZAMOS EL BÁLTICO. ESTONIA.

CRUZAMOS EL BÁLTICO. ESTONIA

Llegados a Muhu seguimos la carretera que nos lleva hacia el interior. Con la referencia que llevamos de otro blog de viajeros buscamos el pueblo de Liiva. Aquí hay indicado que tenemos un camping así que vamos a buscarlo. Otro desfase temporal de la Lonely: Según la guía en la isla de Muhu no hay oficina de turismo, pues sí! Si la hay y está en Liiva –cierran a las seis de la tarde-. También hay otro a muy poca distancia de donde está el muelle del ferry.

Buscamos el camping que está marcado y pronto lo encontramos, a la salida del pueblo dirección Kuressaare a mano izquierda. Nos atiende una mujer muy amable que nos ofrece un tipo bungalow sin baño. El camping tiene unas instalaciones un pelín obsoletas pero la zona ajardinada y las cabañas están muy bien y cuidadas. Es bastante barato, así que no podemos pedir más.

Una vez acomodados nos damos un paseo por el pueblo. No nos ha parecido que tuviera cosas muy relevantes, pero caminar siempre ayuda a mantener lo que una disfruta.

Sin más nos volvemos hacia el camping a descansar. La pega de hoy es, que si tenemos que dormir hoy todos los bichos que estamos aquí alguno tiene hacerlo en el suelo, porque no cabemos.

Print Friendly, PDF & Email
Por | 2015-04-13T16:00:08+00:00 25 septiembre, 2014|REPÚBLICAS BÁLTICAS 2014|Sin comentarios

ESCRÍBENOS UN COMENTARIO

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.