BERLÍN, DÍA 3: HOY TOCA POTSDAM

Nos levantamos a las 8:00 horas. Vemos a través de la ventana que esta el día muy desapacible y además lloviendo. El plan para hoy es ir a Potsdam.

ESTACIÓN DE TREN DE POTSDAM

ESTACIÓN DE TREN DE POTSDAM

Lo primero cogemos el metro hasta Brandemburgo Tor para ir a ver el Reichstag. Bajo la lluvia nos acercamos a unos policías para preguntarles por donde se entra y nos dicen que está cerrado al turismo. Vemos que hay mucha presencia policial lo que nos hace suponer que está cerrado por posible atentado terrorista, ya que Alemania está en estos días en alerta máxima. Con las mismas nos volvemos a coger el metro y nos vamos hasta Friedrichstr. para coger el tren hasta Potsdam. Como no encontramos donde se cogía el tren, ya que el tema de coger los trenes regionales es un poco complicado decidimos ir en el S7 (línea morada), que se tarda un poco más ya que va parando en todas las estaciones, pero por lo menos sabemos que llegamos.

IGLESIA EVANGÉLICA DE SAN NIKOLAS EN POTSDAM

IGLESIA EVANGÉLICA DE SAN NIKOLAS EN POTSDAM

Nada más llegar un chico nos ofrece un tour y nos da un mapa de la ciudad, le decimos que muchas gracias por el plano pero no nos interesa ningún tour. Nos acercamos a la oficina de turismo y nos dicen más o menos que es lo más importante de ver y el número de autobús que recorre los palacios que es el 695. Todos los autobuses y tranvías se cogen de uno de los lados de la estación. Decidimos al principio ir andando hasta el centro ya que según el plano está relativamente cerca y luego coger el autobús para ver lo más alejado. Como salimos por la zona donde se cogen los buses fuimos caminando hacia el lado contrario, hasta que nos dimos cuenta después de un rato de ir subiendo una colina de que no íbamos bien. Estaba lloviendo bastante, así que entre el agua y el frío no era muy agradable el pasear.

CÚPULA DEL ANTIGUO AYUNTAMIENTO DE POTSDAM

CÚPULA DEL ANTIGUO AYUNTAMIENTO DE POTSDAM

Visualmente vimos la iglesia de San Nikolas y hacia ella nos dirigimos, después de dar unos rodeos por las obras del entorno. La verdad es que por fuera es muy bonita y llama bastante la atención. Tiene una gran cúpula y 4 torres en las esquinas y es uno de los edificios más característicos de la ciudad.

Hoy en día es una iglesia evangélica. Enfrente esta el antiguo ayuntamiento hoy convertido en casa de cultura. Tiene una escultura en lo más alto de una persona sujetando una bola.

BARRIO HOLANDÉS EN POTSDAM

BARRIO HOLANDÉS EN POTSDAM

Andando llegamos al barrio holandés. Un barrio construido en el siglo XVIII por arquitectos holandeses. En 8 años se hicieron las 134 casas de ladrillo rojo. Mandadas construir por el rey soldado para que los artesanos de Holanda que venían a trabajar en la construcción de los ensanches que necesitaba Potsdam se sintieran a gusto. Hoy en día las casas se han convertido en cafés, restaurantes y tiendas de todo tipo.

MERCADO NAVIDEÑO, AL FONDO LA IGLESIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

MERCADO NAVIDEÑO, AL FONDO LA IGLESIA DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

Entramos a visitar una iglesia que es la de San Pedro y San Pablo dentro del barrio y al salir vimos en la calle que lleva hasta la puerta de Brandemburgo, un mercado navideño.

Es una pasada aquí los mercados de navidad, casetas de madera muy decoradas, incluso algunas son verdaderas casitas de cuento.

Artículos de decoración navideña, dulces, ropa y sitios donde tomar un vino caliente (glühwein) o comer una salchichas.

PUESTO DEL MERCADO PARA TOMAR VINO CALIENTE (GLÜHWEIN)

PUESTO DEL MERCADO PARA TOMAR VINO CALIENTE (GLÜHWEIN)

El vino caliente es algo que se consume muchísimo aquí en Berlín, suelen ser caseros y te los sirven quemando, cuestan entre 2 y 4 euros la copa.

PUESTO DE SALCHICHAS EN EL MERCADO NAVIDEÑO DEL BARRIO HOLANDÉS DE POTSDAM

PUESTO DE SALCHICHAS EN EL MERCADO NAVIDEÑO DEL BARRIO HOLANDÉS DE POTSDAM

A medio mercado decidimos hacer una parada y comernos un currywurst para llenar un poco el estomago y entrar en calor.

PUESTO DE SALCHICHAS EN EL MERCADO NAVIDEÑO DEL BARRIO HOLANDÉS DE POTSDAM

PUESTO DE SALCHICHAS EN EL MERCADO NAVIDEÑO DEL BARRIO HOLANDÉS DE POTSDAM

Sin parar de llover seguimos caminando hasta la puerta de Brandemburgo, esta es bastante más pequeña que la de Berlín y menos llamativa, vamos que si no se ve no se pierde uno nada. Junto a ella hay una oficina de turismo y preguntamos donde podemos coger el autobús 695 y vemos que tenemos que retroceder casi hasta la iglesia de San Pedro y San Pablo que vimos al principio de esta calle.

PUERTA NAUEN EN EL BARRIO HOLANDÉS DE POTSDAM

PUERTA NAUEN EN EL BARRIO HOLANDÉS DE POTSDAM

Como vemos en el cartel de la parada que iba a tardar todavía 10 minutos, vamos caminando hasta la puerta de Nauen y allí tomamos el autobús 695. En este entramos un poco en calor puesto que todo el día estuvo lloviendo y la humedad ya empezaba hacer efecto. El autobús nos subió hasta Neues Palais (palacio nuevo) este era el único que estaba abierto puesto que al ser lunes los demás estaban cerrado, abre de sábado a jueves de 9 a 5.

NEUES PALAIS EN EL COMPLEJO PALACIEGO DE SANSSOUCI, POTSDAM

NEUES PALAIS EN EL COMPLEJO PALACIEGO DE SANSSOUCI, POTSDAM

Cuatro años después de subir al trono Federico II El Grande empezó a construir el conjunto palaciego de Sanssouci, que, con su esplendidos parques, pabellones y el Neues Palais marca el punto álgido del barroco fridericiano. Sanssouci significa sin preocupaciones por lo que era un lugar de sitio de veraneo y descanso para los monarcas que intentaron construir en Potsdam un Versalles alemán.

JARDINES DE SANSSOUCI, AL FONDO LA CASA DE TÉ CHINA, POTSDAM

JARDINES DE SANSSOUCI, AL FONDO LA CASA DE TÉ CHINA, POTSDAM

Visitar este palacio costaba 14 euros y decidimos no entrar y verlo por fuera puesto que la arquitectura es impresionante. Fue construido en 1763 tiene una magnifica fachada de 123 metros y se convirtió en el principal edificio de Sanssouci. Actualmente es sede de la universidad de Potsdam.

ORANGERIA EN SANSSOUCI, POTSDAM

ORANGERIA EN SANSSOUCI, POTSDAM

Fuimos a visitar por fuera la Orangeria, que es el palacio más grande de todo el complejo de Sanssouci, que se visita de martes a domingo de 10 a 6 y después andando fuimos hasta el Scholoss Sanssouci que está considerado uno de los mejores exponentes del rococó alemán. En el residió durante tres año el filosofo francés Voltaire.

PALACIO SCHOLOSS SANSSOUCI, POTSDAM

PALACIO SCHOLOSS SANSSOUCI, POTSDAM

Salimos del parque calados hasta los huesos y muertos de frio y cogimos el autobús 609 hasta la estación de trenes de vuelta a Berlín. En la misma estación nos comimos un bocata y en metro hasta Berlín.

PATOS EN LOS JARDINES DE SANSSOUCI, POTSDAM

PATOS EN LOS JARDINES DE SANSSOUCI, POTSDAM

Nos bajamos en la estación Bernauer para ver unos restos de muro que nos había comentado la guía. En esta calle, que separa los distritos de Wedding y Prenzlauer Berg, se produjeron los episodios de fuga más dramáticos de la historia del muro de Berlín. Hasta que las viviendas del a acera por la que la gente intentaba escapar fueron derruidas. El monumento encierra ente paredes de acero de 7 metros de altura un paño del muro que incluye todo el sistema de defensa de la frontera.

JARDINES DE SANSSOUCI, POTSDAM

JARDINES DE SANSSOUCI, POTSDAM

El interior del mismo solo se puede ver a través de unos orificios: la impresión que se crea entre la visión limitada y los reflejos del acero es la de una frontera insalvable. Dentro de la franja de la muerte, estaba la iglesia de la reconciliación, que fue dinamitada en 1985 por el régimen de la RDA puesto que limitaba la visión a la hora de vigilar el muro.

FOTOGRAFIA ANTIGUA DEL MURO DE BERLÍN

FOTOGRAFIA ANTIGUA DEL MURO DE BERLÍN

De aquí regresamos al hotel puesto que Bea tenía los pies calados. Nuevamente en la calle nos dirigimos al barrio turco en metro hasta la estación Mehringdamm y nos dimos un paseo por el barrio turco. La verdad no vimos gran cosa turca aunque sí que las calles y los edificios eran chulos y el paseo estuvo muy bien, mejor si no hubiera hecho tanto frío, claro.

Vimos unos cuantos bares y restaurantes sin demasiado que destacar. Ya de vuelta al hotel paramos a cenar en un restaurante chino (que en la otra parte del restaurante era italiano, en fin una cosa muy rara) nos comimos unos noodle con tres tipos de carne, vegetales y gambas, con una tsingtao (manda huevos beber cerveza china en Alemania) que nos supo…

BEATRIZ Y JORGE CENANDO COMIDA CHINA EN UN RESTAURANTE CERCA DEL HOTEL EN BERLÍN

BEATRIZ Y JORGE CENANDO COMIDA CHINA EN UN RESTAURANTE CERCA DEL HOTEL EN BERLÍN

La verdad estaban buenísimos comparables a los que comíamos en China. De ahí a la camita a descansar e intentar que el cuerpo recupere un poco de calor que la verdad volvíamos heladitos al hotel.

Print Friendly, PDF & Email
Por | 2015-12-07T00:06:39+00:00 22 noviembre, 2010|BERLIN 2010|Sin comentarios

ESCRÍBENOS UN COMENTARIO

avatar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.